Los vehículos, que darán servicio a las localidades de Lucena y Palma del Río, están especialmente diseñados para realizar trabajos de extinción en zonas urbanas disponiendo de una cabina con capacidad para 6 personas, un depósito de agua de 1800 L y una bomba centrífuga de 3000 l/min a 10 bar y 250 l/min a 40 bar.

A su vez, el diseño de la carrocería optimiza al máximo el espacio disponible en los armarios consiguiendo una mejor distribución y una mayor capacidad para el almacenamiento de equipos.